Estaba lejos y perdido

Siempre estoy perdido; quizá algún día ayudes a encontrarme. Pero además, esta semana estuve lejos y ocupado, y dejé lado plasmar aquí mi melancolía, mis derrotas cotidianas en esta guerra que voy ganando y que, sorprendentemente, acabaré perdiendo. Y hoy, con dos cervezas y empezando a echarte de menos sin conocerte, me gustaría decirte, sin…

Un sábado más

Otra vez ante la incertidumbre del folio en blanco. Otra vez sin saber qué decir. Me cansa hablar sobre mí otra vez, quejarme de mi mala suerte, lo mal que estoy y lo poco que me quejo. Me agota escribirle a esa mujer de belleza y lealtad incomparables que nunca se quedó en mi vida…

La caja de Pandora

Afronto un difícil reto: escribir algo alegre. Todo lo que suelo escribir por placer, por amor a la escritura, suele ser ligeramente triste. Será porque, cuando hurgo en mi interior para sacar material escribible y fisionable, sólo saco remordimientos, culpas y anhelos infantiles mal curados. Pero debo de ser más feliz de lo que cuento….

A merced de la canícula

Empieza a remitir esta ola de trabajo que me batió en el pasado, justo cuando arrecia la otra ola, la de calor. Y dejo que el mundo siga rodando. No me molesto en pelearlo. Me están volviendo las ganas de conciertos, aunque con condiciones. Sigo dándoles vueltas a mis sueños de paz interior; me cansa…

Historia de dos canciones

Me encantan «Los Secretos». Me refiero, para quien no lo sepa, al grupo musical. Lo sigo desde alrededor de 1984, no puedo saber con certeza la fecha ni el año; sé que los conocí más o menos cuando empecé mi carrera. Desde entonces, he conseguido acumular casi todos sus discos y memorizar las canciones más…

Escribir es un estado de ánimo

Siempre suelo escribir sobre mí. A veces hasta yo mismo me aburro. Quizá antes, cuando era más joven y soñador y, en cierta manera, inocente, me ponía quijotesco y me enfrentaba a este mundo inicuo y mal afeitado. Ahora, tras muchos molinos y bálsamos de Fierabrás, e incluso ínsulas de Barataria, tan sólo quiero conversar….

Perdón por las ausencias

Ya conté que estoy en tiempos raros, en horas bajas. Mi trabajo y mis múltiples obligaciones me han tenido sin tiempo ni ganas durante esta semana, y no estaba el aire propicio para estampar mejillas o escribir pensamientos que requieren un cierto grado de reflexión, calma e introspección. Mañana viajo a Madrid, la ciudad de…

Una historia. Capítulo II: de los errores

Haz lo que todos esperan de ti. Trabaja, ahorra. Que nadie hable mal de ti, que los buenos te honren y los malos no te deshonren. No ofendas al poderoso. Obedece a tus padres. No sueñes. Vive con los pies en la tierra. Todo el mundo es malo. Es por tu bien. El mundo no…